Obsesión (III)

“Una vez creada la bestia, solo faltaba aguardar y esperar, ¿a qué?, mejor no preguntes”