Luna (II)

Conforme pasaban los años, mi cerebro continuaba alimentándose de aquellos preciados libros – además de amigos-de nuestra biblioteca.

Estaba cursando cuarto de las ESO (15-16 años), cuando en ciencias naturales comenzamos a dar las plantas, su origen, su funcionamiento, su desarrollo y sus partes; aprovechando que las partes eran parte de mi personal investigación, decidí empezar profundizando en este campo antes que en los otros.

Partí de la premisa de que dependiendo del tipo de planta, el color verde tendría un tono diferente; para este proceso deductivo procuré identificar una y cada planta que habitaba en el jardín del colegio, siendo de gran ayuda mi hermano y su capacidad visual. Desgraciadamente la hipótesis planteada era falsa, no entendía el por qué, pero todas las plantas del jardín resultaban tener el mismo color.

-¡No puede ser!- Grité.

-Recuerdo haber visto plantas de diferentes colores-Susurraba.

-Tranquila Luna, seguramente todas sean iguales, todas sirven para lo mismo- Dijo mi hermano en una tentativa de calmarme.

-¿Para qué?- Pregunté.

-Para ayudarnos- Respondió.

La verdad es que no me quedé nada tranquila con su respuesta, sabía que existían plantas de diferentes tonos de verde, sé que las he visto en algún lado.

Pasaron los días y no podía parar de darle vueltas al asunto, además, me sentía algo decepcionada conmigo mismo, para algo que creía que iba a ser un viaje increíble, y, nada más comenzar se estrelló con la primera roca que vio. Joder, ¿Por qué?

Al cabo de un mes, fuimos-yo y la clase- de acampada a un monte cerca del pueblo, a pasar el fin de semana. La primera actividad que realizamos fue senderismo, algo que me animó, pues podría observar a las plantas en su hábitat natural- como veis la investigación se había convertido en objetivo primordial de mi alma y su felicidad-.

Paseando por el bosque, encontré una planta cuya tonalidad era algo más tenebrosa de lo normal. Hálleseme yendo a por ella cuando de repente escuché al monitor gritar.

-¡Cuidado!, ¡Es una planta venenosa! – Gritó mientras se acercaba hacía mí corriendo.

Del susto encogí la mano y proseguí con la caminata.

Una vez huyó el susto de mí, yo, feliz, re comencé con la investigación intentando vislumbrar una premisa y justificación válida.

-Vale, creo que está casi claro que las venenosas son más oscuras que las no venenosas, pero, ¿Por qué?-Pensaba.

-Mmm, ¿puede que sea porque éstas-las venenosas- se hacen las duras?, o ¿puede que solo sea una forma de que yo me proteja de ellas?- Susurraba, en un soliloquio privado.

Conforme se venían diferentes soluciones, recordé lo que me había dicho mi hermano sobre que estaban aquí para ayudar y se me encendió la bombilla.

-¿Y si aquellas plantas de tono más oscuro y truculento eran venenosas porque se cansaron de ayudarnos y ahora se protegen de nosotros?, espero que no sea el caso, pero sabiendo cómo las hemos tratado; lo entendería- Reflexionaba preocupado.

-Tendré que ver si es así-Suspiró después de una breve pausa.

Al día siguiente convenció a su profesor para que le acompañase a dar un paseo.

-Hagamos un descansito porfa profe- Dije amablemente al observar una planta antiguamente bondadosa.

-Vale Luna, pero descansamos y volvemos, ¿vale?-Respondió cordialmente.

-¡Sí!-Dije mientras sonreía.

Estaba un poco nerviosa la verdad, pues no sabía si era cierto y puede que fuese la última oportunidad de construir el primer cimiento de mi pesquisa.

-Hola plantita, sé que a tu familia y puede que a ti os hayan tratado mal, lo sé porque no veo como los demás, y en tu caso veo cautela y tras ella un vestigio de esperanza. Déjame acariciarte- Le susurraba con cariño.

Fue entonces cuando observé cómo comenzaba a parpadear su luz.

-Vamos amiga, ¡tú puedes!, me tienes a mí protegiéndote- Le animaba.

Y de repente su luz se tornó clara, pudiendo acariciarla, reavivando su esperanza en nosotros. Aquel día me fui sonriendo y muy feliz a la cama, ¡lo había conseguido!, sabía que, al igual que las plantas, podía ayudar al mundo.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s