No hay nada más real

Aun mi retina guardaba esa imagen tan fatídica y aterradora que provocó que mis músculos se crispasen y mi piel se congelase.

¿Por qué tuve que verlo?, joder con lo asustadiza y paranoica que soy.

Desde ese día, siempre que divisaba una biblioteca o una marabunta de gente, me asustaba; y cómo olvidar las luces acompañadas de sonidos, ay que jaquecas más infernales me provocaban tales luces, no podía aguantar la evocación que ello provocaba.

Nunca supuse que aquello que vi fuese en verdad una señal onírica acerca de mi futuro;  ¿Qué sentido tendría?, mi cerebro no poseía tales capacidades para resolverlo.

Y aquí me hallo, tendida a la salida de mi biblioteca preferida, mientras noto el pánico de la gente; luces y sonidos de ambulancias apresurándose; libros suicidándose; y yo, muerta.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s