Nosotros

Y aquí estamos otra noche más, reunidos bajo el fastuoso fuego de la luna, explorando la casa por enésima vez; buscando esa pieza que con tanto esmero y aprecio habían guardado sin quererlo tanto sus dueños. Buenos, sus antiguos dueños.
Llevábamos siglos anhelando nuestro mundo.
Pues no somos cómo vosotros, y este no es nuestro mundo.
Fuimos insertados en este mundo cómo “ángeles de la guarda” de vosotros, humanos.
Os hemos observado desde que comenzó vuestra andadura en la Tierra; vuestros primeros pasos erguidos, vuestros primeros descubrimientos, vuestros primeros y numerosos errores, etc. Pero un día, no sabemos aún porque, echasteis vuestro último aliento y os estancasteis.
Fue entonces cuando decidieron realizar un reclutamiento de voluntarios para enviarnos a rescataros. Para destinar almas más desarrolladas en vuestra ayuda y protección. Despachándonos en diferentes lugares con diferentes objetivos y destinos. De esta manera podrían observaros y analizaros de más cerca.
Todo volvió a su cauce, re avanzasteis de nuevo; comenzaron a surgir las primeras masas organizadas, una nueva economía compleja afloró e incluso nacieron los primeros filósofos -algo que nos les gustó mucho ya que algunos hablaban de esta historia-.
Desgraciadamente y por vuestra culpa, sí vuestra culpa, pues no hicisteis más que infectarnos con vuestros placeres carnales y vuestra poca ética, perturbando nuestra realidad pura; disculpen mi rabia interna, prosigo, por vuestra culpa algunos de nosotros nos envilecimos provocando guerras y desolación haciendo uso de nuestro conocimiento superior.
Los aún puros decidimos pedir refuerzos o la retirada de los infectados. Pero no había nadie al otro lado de la señal. Se habían olvidado de nosotros, su investigación debió acabar y nosotros, cual ratas de experimento, fuimos abandonadas.
Pero no decidimos rendirnos, atacamos y acabamos con los primeros infectados.
Pero ya todo estaba vendido, habíais manipulado todo aquello que os otorgamos, inventando el consumismo, la explotación y demás. Joder, ¿por qué os empeñáis siempre en buscar ventajas individuales y dañinas en cualquier sistema, ideología enturbiando el ecosistema y vuestra alma?
Estamos cansados ya, no podemos más. Cada vez somos menos los que no estamos infectados. Y ya no podemos ni contra ellos, ni contra vosotros.
Hemos decidido irnos y para eso tenemos que ir al origen de todos los puntos de aterrizaje, buscando partes de las diferentes naves.
Nuestro radar indica que la última parte está en tu casa, es por eso que a veces puede que escuches ruidos extraños, pero tranquilo, no vamos a hacerte daño si te mantienes en tu camita. Llevamos meses buscando y sólo nos queda mirar en tu habitación.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s